Ruta de castillos de la Comunidad Valenciana (II): PEÑISCOLA Y ALCALÁ DE XIVERT

25/11/2019
Blog

Morella, Tolodella, Villafamés, Onda,... muchos pueblos de Castellón albergan castillos y torres. Un buen ejemplo es el Castillo de Morella, una de las fortalezas más impresionantes del Mediterráneo y que, todavía en la actualidad, corona desde su gran atalaya el que dicen es uno de los pueblos más bonitos de España. Y en Onda, localidad en la comarca de la Plana Baja, también encontramos un precioso castillo, llamado "el de las 300 torres" por su magnitud y extensión.

Pero en este artículo queremos centraros en otros dos castillos importantes de Castellón conocidos tanto por su historia como por su ubicación estratégica. Te invitamos a visitarlos con nosotros.

Castillo de Peñíscola: la "jaula de oro" del Papa Luna

Aunque Peñíscola es una localidad muy conocida por sus playas, quienes visitan este pueblo de Castellón no pueden resistirse a disfrutar de uno de sus monumentos más imponentes y fotogénicos: el Castillo del Papa Luna, elevado en la cumbre de un peñón a unos 100 metros por encima del mar.

La edificiación, que tiene las olas a sus pies, fue construida por la Orden del Temple entre 1294 y 1307 como elemento estratégico en la defensa del Mediterráneo. Sin embargo, su fama e historia están ligadas inevitablemente a uno de los personajes más ilustres que la habitó. Y es que el Castillo de Peñíscola fue el lugar de exilio-residencia de Pedro Martínez de Luna y Pérez de Gotor, nombrado Benedicto XIII durante el Cisma de Occidente y conocido popularmente como “Papa Luna”.

Benedicto XIII de Aviñón fue un personaje controvertido en una época de guerras, conjuras y conflictos en el seno de la Iglesia Católica. Su legitimación como Papa y su negativa a renunciar al cargo provocó un largo litigio por el que fue declarado hereje y antipapa. Aún así, este Pontífice mantuvo estrechas relaciones con algunos monarcas europeos, especialmente con la Corona de Aragón, de donde era originario, y con los reyes de Francia.

Intelectual y comprometido con los principios de la fe católica y con la causa papal, Benedicto XIII convirtió el Castillo de Peñíscola en su refugio pero también su sede pontificia, cumpliendo las funciones de Palacio Papal y Basílica Pontificia. Sus estancias también albergaron una de las bibliotecas más ricas de Europa.

A nivel arquitectónico, el Castillo de Peñíscola es sobrio. Ejemplo del estilo cisterciense por su austeridad, destaca su Cuerpo de Guardia abovedado y la Basílica de los Templarios. De época posterior son relevantes los garitones defensivos en las murallas y, de modo anecdótico, el escudo del rey Felipe II con el blasón de Portugal, una referencia a la crisis sucesoria portuguesa de 1580 en la que el monarca español, amparándose en sus derechos a la sucesión por vía materna, reclamó el trono luso.

Ya en el siglo XIX el Castillo de Peñíscola tuvo importancia durante las guerras carlistas, cuando la ciudad defendió la causa liberal. Fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1931.

Castillo de Xivert: huellas templarias en la Sierra de Irta

Situado en la bella localidad de Alcalá de Xivert, en el corazón de la sierra de Irta, el Castillo de Xivert destaca por su ubicación a los pies del Monte Campanillas, en la comarca del Bajo Maestrazgo. Aunque sus primeros restos tienen origen islámico (siglo XI), su distribución actual corresponde a las modificaciones realizadas en la fortificación por las Órdenes del Temple y de Montesa entre los siglos XII y XIV.

Gracias a su localización a 370 metros sobre el nivel del mar, el Castillo de Xivert fue durante siglos un lugar de defensa codiciado por los diferentes pueblos y civilizaciones, pues desde lo alto del macizo podía vigilarse tanto la llanura agrícola como las rutas y caminos hacia Peñíscola, manteniendo en todo momento la comunicación visual con la costa.

Dentro de este imponente conjunto arquitectónico destacan los restos de época medieval, tanto islámicos como de la Reconquista templaria, especialmente la Torre de Poniente, la Torre Sur, el aljibe y gran parte de la muralla, actualmente restaurada.

El acceso al Castillo de Xivert es libre (está abierto 24 horas), ya que no está musealizado. Si te gusta disfrutar de la naturaleza, nuestra recomendación es que vayas andando desde Alcalá de Xivert hasta el castillo. El recorrido, por ruta senderista, es de 3.5 kilómetros, en pista de dificultad media, y dura entre 1.5 y 2 horas. Un pequeño esfuerzo que sin duda merecerá la pena.

¿Buscas alojamiento en Peñíscola? ¿Buscas un camping en Alcalá de Xivert?

Si buscas alojamiento en Castellón para disfrutar de estos castillos y de sus imponentes vistas diurnas y nocturas, te recomendamos:

Campings cerca del Castillo de Peñíscola (en Peñíscola):

Campings cerca del Castillo de Xivert (en Alcalá de Xivert-Alcossebre):

Los campigs de la Comunidad Valenciana estamos abiertos todo el año y ofrecemos a nuestros huéspedes la posibilidad de disfrutar nuestras playas y montañas en cualquier estación. Entra en nuestra web y descubre todo lo que nuestros asociados te ofrecen. ¡Te esperamos!